Sobre el feminismo y la lingüística

sEl feminismo es esa cosa que está ahí, que todo mundo sabe que está y nadie se atreve a tocar por miedo a que le tachen de machista. No, señoras y señores: el feminismo es el mismo veneno que el machismo. Antes de que nadie me tire una botella de cristal rota a la cabeza, explicaré mis motivos.

Este movimiento nace en un intento de igualar (esta palabra es muy importante) los derechos de las personas independientemente de su sexo. No era ningún tipo de fanatismo ni nada parecido: derechos para ambos, derechos iguales para las mujeres y para los hombres. Nace como una protesta ante la igualdad. Ahora, ¿qué es la igualdad? ¿Somos iguales? No, no somos iguales, los hombres y las mujeres, nos pese o no, no somos iguales. Las mujeres tienen una serie de características que los hombres no poseemos y viceversa: por eso existen dos sexos, porque  no somos iguales, si fuéramos iguales, existiría solo un sexo. ¿En qué medida hablamos de igualdad? Igualdad de oportunidades: que un hombre y una mujer tengan opción a un mismo puesto de trabajo si ambos están cualificados para ejercerlo, que en ese mismo trabajo ambos cobren lo mismo, que tengan las mismas opciones educativas ambos, que uno no tenga que ser dependiente del otro (yo creo que sí complementarios), derecho a que un voto valga lo mismo, etc

¿Qué es el feminismo ahora mismo? Ahora mismo el feminismo (generalizo, pero no tienen por qué ser así todas las feministas) es un movimiento que reinvindica lo absurdo: que existan palabras para ambos sexos: juez/jueza, jóvenes/jóvenas, y un largo etc. Resulta que el lenguaje no es sexista ni lo será nunca.

Me gustaría poner a continuación una cita de Juan Alcaraz Berenguel* donde expone el por qué:

El término sexismo es definido por el Diccionario de la Real Academia como “discriminación de personas de un sexo por considerarlo inferior al otro”.

Se convierte en lingüístico cuando el idioma resulta discriminatorio debido a su forma de empleo, por lo que es conveniente prestar atención al uso de las maneras, de las formas, estructuras y/o expresiones que, a pesar de poseer una fuerte carga sexista, en apariencia se desaperciben por su cotidianeidad y naturalidad.

En nuestra lengua, el género masculino tiene un doble valor:

• Genérico ( referido tanto al masculino como al femenino ).

• Específico ( referido exclusivamente a los varones ).

¿Qué sacamos en claro de esto? Que cuando yo les digo a un grupo de chicas donde hay dos chicos “vosotros” no les estoy intentando insultar, puesto que no les considero inferiores.

Feministas: dedicaos, por favor, a reivindicar derechos que es lo que hace falta, que en pleno siglo XXI una mujer no cobra lo mismo que un hombre. ESO es importante y no esto. Dedicaos a lo vuestro y dejad la lengua para los lingüistas. Gracias.

DANIEL PRIEGO

*Alcaraz Berenguel, J.El lenguaje no es neutral, la Administración se hace eco de ello, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, abril 2009, http://www.eumed.net/rev/cccss/04/jab.htm

Primero dijo que algunas vidas son inútiles, luego demuestra su valor.

En su último libro publicado, aparte de su autobiografía que también ha aparecido este año, Rita Levi-Montalciniaboga por el feminismo en un mundo que ella misma califica de machista. Por esto mismo la premio Nóbel en Medicina y científica centenaria dedica el libro a las nuevas generaciones, como una especie de memorandum histórico desde la Antigüedad hasta nuestros días en el ámbito científico y social.

La autora nació en 1907 en Turín, Italia, en una familia de procedencia sefardí. Decidió no casarse para no ser sometida al hombre y para no seguir los pasos de su madre, que siempre -según sus palabras- estuvo a la sombra de su padre. Ha recibido varios premios importantes a lo largo de su vida que le merecen el título de científica destacable y ha fundado varias asociaciones entre las que se encuentra una destinada a ayudar a formarse a mujeres africanas. En 1986 recibió el premio Nóbel en Medicina por el descubrimiento de la molécula proteica llamada Factor de Crecimiento Nervioso (NGF), proteína necesaria para el desarrollo y supervivencia de las neuronas en el desarrollo de embrionario. Es partidaria de prácticas como la eutanasia o el testamento biológico, y no cree que todas las vidas tengan el mismo valor biológico.

Entre las científicas podemos encontrar a ilustres personalidades como Hipatia: astrónoma, matemática y filósofa cabeza de la escuela neoplatónica; Mary Montagu, a la que atribuye la rápida extensión de la vacuna contra la viruela; o a Marie Curie investigadora en el campo de la radioactividad. Sin embargo, no menciona en ningún momento que Hipatia poseía una gran sabiduría en literatura, así como tampoco menciona las publicaciones literarias de Mary Montagu y así, supongo que otras muchas científicas que va mencionando a lo largo del libro. En general hace una gran exclusión a la ciencia humanística donde podría tener cabida perfectamente Clara Campoamor, política española e impulsora del feminismo en nuestro país; la gran escritoraMary Shelley, autora de Frankenstein o el moderno Prometeo y considerada por muchos la primer obra moderna de ciencia ficción o, entre otras muchas, aSelma Lagerlöf, primera literata en ganar un Nóbel en Literatura que junto con las demás no deberá de ser importante para la cultura e historia… Si lo debe de ser, sin embargo, Virginia Galilei, hija ilegítima de Galileo Galilei de quien cuenta la buena relación que tuvo su padre y lo bien que vivió siendo Sor Celeste.

Resulta curioso que una personalidad como Rita Levi-Montalcini eluda a semejantes figuras femeninas ya que forman una parte importante de la historia ¿o es que no es importante para la misma? Existe una ridícula lucha entre ciencias naturales y humanísticas -no debemos olvidar que la palabra ciencia no solo hace referencia a las naturales pues proviene del latin, scientia, sabiduría- en la que quien sale perdiendo somos nosotros mismos. ¿Por qué no podemos disfrutar al mismo tiempo de las maravillas que nos da el planeta y leer una buena novela? o ¿por qué no podemos estar interesados en la astronomía y la historia a la vez? Todas las ciencias -ya bien sean humanísticas, políticas, sociales, naturales, etc- tratan sobre el ser humano y su contexto y cuanto más sepamos sobre este, mayor visión tendremos de las cosas que nos rodea, mayor sabiduría tendremos sobre la vida. ¿Por qué no disfrutamos de lo que nos ofrece?

DANIEL PRIEGO

Ficha técnica: 

Rita Levi-Montalcini y Giuseppina Tripodi, Las pioneras. Traducción de Lara Cortés. Crítica, Barcelona, 2011. 123 pp. 16,00 €


Via | El Semanal Digital Libros