Torrent: qué es y cómo funciona.

Tras el cierre por parte del FBI de Megaupload y la creciente paranoia de las páginas de descarga directa (han restringido la descargas a archivos no propios) el torrent es la mejor opción para descargar archivos y compartirlos. Como hay mucha gente que no sabe cómo usarlo, voy a hacer un tutorial para que los novatos puedan bajarse todo lo que quieran.

¿Qué es el torrent o BitTorrent?

El BitTorrent es un protocolo libre de intercambios de archivos p2p (peer-to-peer). Con él se pueden descargar y compartir archivos pesados.

Soy novato y no entiendo cómo descargar cosas ¿Qué hago?

Lo primero que debes saber es que para poder usar ese protocolo del que hemos hablado antes, debes tener un programa o un cliente de torrent que te permita la descarga de los archivos. Tienes muchas opciones: bittorrent, utorrent, transmission, vuze, etc. Cualquiera sirve, cuál elegir es manía de cada uno. Yo uso transmission (no sé si existe en Windows, en mac y linux sé que sí) que es el que siempre he usado.

¿Cómo descargo, una vez tengo mi cliente torrent?

Lo primero de todo es buscar lo que quieras descargar. Vamos a imaginarnos que queremos bajar la discografía entera del grupo “Nine Inch Nails”. Aviso que todas las capturas. Google, señoras y señores, es la mejor web de descargas del mundo.

Os recomiendo ponerlo en inglés, porque todos sabemos que el inglés tira más que el español… así que es más fácil encontrar cosas si lo ponemos así. La primera web que aparece es The Pirate Bay, una de las webs más grandes de torrent que existe. Entramos en ella:

Ahora le daremos a donde pone “GET THIS TORRENT”. Creo que The Pirate Bay está disponible también en castellano. AVISO: no le deis a donde pone DOWNLOAD en verde, es un anuncio. También es un anuncio donde pone VER PELÍCULA. Cuando le demos ahí se nos descargará un archivo acabado en .torrent

Descargamos el archivo donde más nos plazca (lo normal es en la carpeta de nuestro ordenador “descargas”) y hacemos doble clic en él. Le damos a descargar y listo!

Fácil, cómodo y para toda la familia.

Si tenéis dudas podéis dejarlas como comentario y las iré contestando.

Enlaces de interés

Anuncios

iJuglar: Diversidad Cultural y Alter Nativas

El pasado 16 de Diciembre del 2011 se presentó en la Escuela Navarra de Teatro uno de los proyectos del pasado año de la asociación pamplonesa Alter Nativas. La presentación consistió en la exposición de la galería virtual sobre diversidad cultural en Pamplona. En esta ocasión participé con ellos recitando un poema de Ricardo Spilborghs, uno de los impulsores de la asociación. A partir de ese poema he querido hacer un vídeo para iJuglar para reflejar el sentimiento de la exposición.

Sobre la misma, podéis visitarla y participar, pues está continuamente abierta, en la siguiente dirección:

http://www.nativas.es Sigue leyendo

La generación que nunca existió… y sobre la que siempre se mintió

¿Quién no ha oído hablar de los poemas de Luis Cernudao de las grandes tragedias de Lorca? Ambas obras tienen algo en común: pertenecen a la famosa Generación del 27. Pero ¿quién tomó parte de este movimiento? ¿Cómo surgió y quiénes fueron sus impulsores? Todas estas incógnitas y muchas más son las que recoge “La invención de la Generación del 27“. En primer lugar parece ser que no todos los que fueron estaban ni todos los que estaban fueron. Me explico: todo empezó un año antes del homenaje en Sevilla al poeta español Luis de Góngora. 1926, y no 1927. Unos cuantos literatos y amigos estimaron que, siendo insuficiente las acciones del Estado para rendir homenaje a dicho autor, ellos organizarían los actos propicios. A la cabeza de este movimiento tenemos a Gerardo Diego y Rafael Alberti.

Tras una serie de azarosas invitaciones, que no desvelaré antes de tiempo, pues les resultará más interesante leer las propias cartas-respuesta de Valle Inclán o Antonio Machado al respecto, el grupo lo constituyeron diez autores. ¿Una “Generación“? Siempre citado entre ellos y como protagonista siempre encontramos al conocido autor granadino Federico García Lorca. Dramaturgo, poeta y prosista que nos dejó grandes obras de arte como “La Casa de Bernarda Alba” (1936) y una gran fama que muchas veces es difícil distinguir si se debe sólo a su genio o también a la instrumentación política de su muerte. Precisamente acaba de ser publicada una monumental y extensa biografía del granadino a cargo deIan Gibson, hispanista irlandés que ya ha hecho estudios biográficos de Dalí o Antonio Machado. En un principio no hay mucha información referente al 27 en la biografía presentada por Gibson: quizá porque ya esté todo dicho o quizá… porque realmente Lorca no tomó parte en esta celebración tal y como nos lo han querido vender, o al menos no activamente -como seguro que era voluntad deDiego o Alberti. Es importante entender que el elenco del 27 está en proceso de revisión, que muchos mitos literarios del siglo XX tendrán que rescribirse, y que la posición de todos podrá cambiar, también la de Federico. Y esa revisión no es una crítica ni una descalificación, sino un mejor entendimiento del pasado literario, que ahora tenemos la capacidad de hacer.

Lo que más interesante encuentro de todo este asunto es el recelo y sospecha que estos diez autores (posiblemente alguno más) tenían ante el Gobierno y la posibilidad de hacer un buen homenaje a una figura importante de nuestro país. ¿Qué pensarían Diego o Alberti sobre la capacidad de homenajear a Góngora si los trasladásemos cien años adelante en el tiempo? Posiblemente, lo mismo. Es posible que el ambiente culto sea exigente, pues sí lo es. Pero también es posible que se exija porque no hay una buena iniciativa para celebrar actos culturales y, yéndome aún más lejos, para promocionar la cultura en nuestro país. Lo primero en lo que se recorta –ayer y hoy- es en lo social: cultura, educación, sanidad, etc: no nos damos cuenta que el ser humano, por muy civilizado y avanzado esté a nivel tecnológico, necesita de lo social para ser él mismo. Sin la cultura seríamos simples animales incapaces de hablar; la cultura es lo que hace que podamos desarrollar la capacidad del hablar, la cultura es la que hace al ser humano curioso y es la responsable de que tú y yo estemos hoy aquí. Sí, es posible que el Gobierno no sea capaz de organizar un buen evento a nivel estatal para memorar a una figura literaria importante -lo hizo con el aniversario de El Quijote, pero nadie se acuerda de eso- así que la iniciativa tendrá que salir de nosotros, tal y como hicieron los del 27: fuesen quienes fuesen, y fuesen quienes fuesen los que por unas u otras razones se quedasen al margen de un movimiento literario de esta envergadura mítica, y aunque los verdaderos protagonistas no siempre sean los que tantas veces se nos hace creer.

Daniel Priego – para: El Semanal Digital

Ficha Técnica:

Manuel Bernal Romero, La invención de la Generación del 27. Córdoba, Berenice, 2011. 207 pp. 19€

Ian Gibson, Federico García Lorca. Crítica, Barcelona, 2011. 1392 pp. 39,50 €

No soy homosexual

Hace tiempo que tengo la necesidad de huir del mundo gay. Esto es debido a que no me encuentro cómodo en este tipo de ambiente y a que, indudablemente, creo que hay una serie de conceptos que ahora mismo se están mezclando y que está dando como resultado una malgama insufrible que, además, la sociedad la impulsa sin ningún escrúpulo.

Para empezar se me ocurren varias preguntas ¿estamos abusando del término gay? Este término fue incluido en el DRAE en su vigésimo segunda edición (en la vigésimo tercera ha sido enmendado y ha cambiado de significado: de perteneciente al mundo homosexual a hombre homosexual, sin más explicación). Este término, procedente del inglés surgió en la Inglaterra vitoriana para designar a hombres que ejercían la noble y antigua profesión de la prostitución. Por tanto, nos encontramos con un eufemismo despectivo que pasa de designar por completo una tendencia profesional a una tendencia sexual. Soy consciente de que los términos cambian y también su significado, pero me parece importante resaltar de dónde proviene la palabra gay. Como ya hemos dicho, gay, según el DRAE, nos remite a homosexual. Veamos entonces qué podemos sacar de esta palabra.

Homosexual designa una tendencia única y exclusivamente sexual. ¿Mantiene un homosexual relaciones con personas de su mismo sexo? Sí, lo hace, pero ¿es lo único y lo importante en una persona homosexual? No, no lo es. Homosexual, entonces, no es válido para designar. Para más inri, si buscamos en el DRAE de nuevo la definición que nos da (nos remite a homosexualidad) es de “inclinación erótica hacia individuos del mismo sexo”. Llegados a este punto no tengo comentarios suficientes para esta definición de la vigesimo tercera edición de la academia.

¿Qué es, entonces, ser gay? ¿Estamos confundiendo términos? Ser gay está de moda: es innegable. Gente saliendo del armario, gente que quiere probar cosas nuevas, curiosos, morbosos, etc. Contenidos exclusivos para gays, banderas, bares, ropa, tendencias, música, arte, literatura, porno, cine, revistas y una larga lista que no me apetece pensar ahora mismo porque solo con hacerlo me pongo malo. Los gays, en su gran mayoría, son educados por esta sociedad para seguir una serie de estereotipos que deben cumplir para ser gays en su amplia plenitud. Si eres gay DEBES seguir esos pasos. No son 100% iguales todos, claro, hay variantes, pero en líneas generales todo es parecido. Ahora, por ejemplo, un gay al que no le guste Lady Gaga no es gay. ¿Por qué es todo esto así? Porque nos han educado para ello. Nuestra sociedad tiene como base (entre otras cosas) el sexo. El sexo es nuclear para el día a día, tanto que nos define en nuestra forma de relacionarnos con los demás. Hay muchos gays que su centro vital gira en torno a esa condición sexual, que llaman. Yo reniego de todo ello y reniego del término gay/homosexual para definirme como persona.

Abogo por la homofilia (ver enlace para más información) como alternativa a todos aquellos que no nos sentimos cómodos en un mundo en el que lo promiscuo y el cuerpo está más sobrevalorado que la inteligencia y las aptitudes individuales, un mundo que nos impone unas reglas que no encajan con mi forma de ver la vida y con el tipo de persona que soy, un mundo que no representa mi núcleo vital, sino que es otro de los muchos aspectos que giran en torno a mi vida y un mundo que me representa como un objeto sexual y que no da cabida a quien yo ame y a quien yo realmente sea.

Desde hoy dejo de ser homosexual para ser homófilo.

Daniel Priego