La generación que nunca existió… y sobre la que siempre se mintió

¿Quién no ha oído hablar de los poemas de Luis Cernudao de las grandes tragedias de Lorca? Ambas obras tienen algo en común: pertenecen a la famosa Generación del 27. Pero ¿quién tomó parte de este movimiento? ¿Cómo surgió y quiénes fueron sus impulsores? Todas estas incógnitas y muchas más son las que recoge “La invención de la Generación del 27“. En primer lugar parece ser que no todos los que fueron estaban ni todos los que estaban fueron. Me explico: todo empezó un año antes del homenaje en Sevilla al poeta español Luis de Góngora. 1926, y no 1927. Unos cuantos literatos y amigos estimaron que, siendo insuficiente las acciones del Estado para rendir homenaje a dicho autor, ellos organizarían los actos propicios. A la cabeza de este movimiento tenemos a Gerardo Diego y Rafael Alberti.

Tras una serie de azarosas invitaciones, que no desvelaré antes de tiempo, pues les resultará más interesante leer las propias cartas-respuesta de Valle Inclán o Antonio Machado al respecto, el grupo lo constituyeron diez autores. ¿Una “Generación“? Siempre citado entre ellos y como protagonista siempre encontramos al conocido autor granadino Federico García Lorca. Dramaturgo, poeta y prosista que nos dejó grandes obras de arte como “La Casa de Bernarda Alba” (1936) y una gran fama que muchas veces es difícil distinguir si se debe sólo a su genio o también a la instrumentación política de su muerte. Precisamente acaba de ser publicada una monumental y extensa biografía del granadino a cargo deIan Gibson, hispanista irlandés que ya ha hecho estudios biográficos de Dalí o Antonio Machado. En un principio no hay mucha información referente al 27 en la biografía presentada por Gibson: quizá porque ya esté todo dicho o quizá… porque realmente Lorca no tomó parte en esta celebración tal y como nos lo han querido vender, o al menos no activamente -como seguro que era voluntad deDiego o Alberti. Es importante entender que el elenco del 27 está en proceso de revisión, que muchos mitos literarios del siglo XX tendrán que rescribirse, y que la posición de todos podrá cambiar, también la de Federico. Y esa revisión no es una crítica ni una descalificación, sino un mejor entendimiento del pasado literario, que ahora tenemos la capacidad de hacer.

Lo que más interesante encuentro de todo este asunto es el recelo y sospecha que estos diez autores (posiblemente alguno más) tenían ante el Gobierno y la posibilidad de hacer un buen homenaje a una figura importante de nuestro país. ¿Qué pensarían Diego o Alberti sobre la capacidad de homenajear a Góngora si los trasladásemos cien años adelante en el tiempo? Posiblemente, lo mismo. Es posible que el ambiente culto sea exigente, pues sí lo es. Pero también es posible que se exija porque no hay una buena iniciativa para celebrar actos culturales y, yéndome aún más lejos, para promocionar la cultura en nuestro país. Lo primero en lo que se recorta –ayer y hoy- es en lo social: cultura, educación, sanidad, etc: no nos damos cuenta que el ser humano, por muy civilizado y avanzado esté a nivel tecnológico, necesita de lo social para ser él mismo. Sin la cultura seríamos simples animales incapaces de hablar; la cultura es lo que hace que podamos desarrollar la capacidad del hablar, la cultura es la que hace al ser humano curioso y es la responsable de que tú y yo estemos hoy aquí. Sí, es posible que el Gobierno no sea capaz de organizar un buen evento a nivel estatal para memorar a una figura literaria importante -lo hizo con el aniversario de El Quijote, pero nadie se acuerda de eso- así que la iniciativa tendrá que salir de nosotros, tal y como hicieron los del 27: fuesen quienes fuesen, y fuesen quienes fuesen los que por unas u otras razones se quedasen al margen de un movimiento literario de esta envergadura mítica, y aunque los verdaderos protagonistas no siempre sean los que tantas veces se nos hace creer.

Daniel Priego – para: El Semanal Digital

Ficha Técnica:

Manuel Bernal Romero, La invención de la Generación del 27. Córdoba, Berenice, 2011. 207 pp. 19€

Ian Gibson, Federico García Lorca. Crítica, Barcelona, 2011. 1392 pp. 39,50 €

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s