10 citas para el día del Libro.

Trinity-1

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora

Proverbio Hindú.

 

Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer.

Alfonso V el Magnánimo (1394-1458) Rey de Aragón

 

Siempre imaginé que el paraíso sería algún tipo de biblioteca.

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor Argentino.

 

Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse y que forman algo así como un misterio.

Federico García Lorca (1898-1936) Poeta y dramaturgo español.

 

Cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee.

Miguel de Unamuno (1864-1936) Filósofo y escritor español.

 

Allí donde se queman los libros se acaba por quemar a los hombres.

Heinrich Heine (1797-1856) Poeta Alemán.

 

En Egipto se llamaban a las bibliotecas el tesoro de los remedios del alma. En efecto, curábase en ellas la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás.

Jacques Benigne Bossuet (1627-1704) Clérigo católico francés y escritor.

 

Los malos libros provocan malas costumbres y las malas costumbres provocan buenos libros.

René Descartes (1596-1650) Filósofo y matemático francés.

 

El teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma.

Arthur Miller (1915-2005) Dramaturgo estadounidense.

 

Por el grosor del polvo en los libros de una biblioteca pública puede medirse la cultura de un pueblo.

John Ernst Steinbeck (1902-1968) Escritor estadounidense.

Anuncios

¿Español o castellano?

Seguro que muchos de vosotros os habéis visto en algún momento en medio de una acalorada discusión sobre si debemos llamar castellano o español a nuestro idioma. Posiblemente, también, habréis defendido una de las posturas como la correcta. Español porque incluye a una comunidad más amplia lingüísticamente y castellano porque nuestro idioma deriva del castellano. Para solventar nuestra duda lo mejor es acudir al DPD (Diccionario Panhispánico de Dudas) perteneciente a la RAE y publicada su primera edición en 2005.

español. Para designar la lengua común de España y de muchas naciones de América, y que también se habla como propia en otras partes del mundo, son válidos los términoscastellano y español. La polémica sobre cuál de estas denominaciones resulta más apropiada está hoy superada. El término español resulta más recomendable por carecer de ambigüedad, ya que se refiere de modo unívoco a la lengua que hablan hoy cerca de cuatrocientos millones de personas. Asimismo, es la denominación que se utiliza internacionalmente (Spanish, espagnol, Spanisch, spagnolo, etc.). Aun siendo también sinónimo de español, resulta preferible reservar el término castellano para referirse al dialecto románico nacido en el Reino de Castilla durante la Edad Media, o al dialecto del español que se habla actualmente en esta región. En España, se usa asimismo el nombre castellano cuando se alude a la lengua común del Estado en relación con las otras lenguas cooficiales en sus respectivos territorios autónomos, como el catalán, el gallego o el vasco.

 

De esta manera ambos términos son aceptados y se resuelve la eterna discusión. Sí que es verdad que hay costumbre en algunos países de llamar a nuestro idioma o español o castellano o los dos, pero eso no significa que sean dos idiomas distintos ni mucho menos. Así que en la próxima discusión sobre el tema, ya sabes: ambas están igualmente aceptadas.

¿De dónde proviene la palabra Santiamén?

confesionarioHay palabras realmente curiosas en el léxico del español. Una de ellas es ‘santiamén’. Nos llama la atención por contener san y amén, pero es difícil identificar qué es. La historia de este vocablo se remonta a cuando las misas se daban en latín. Al terminar las frases los fieles decían ‘In nomine patris et filii et espiritus sancti. Amen’. Con la misa en las lenguas profanas se tradujo al español como ‘En el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo. Amén.’ Pues bien, cuando la gente confesaba sus vidas pecaminosas los que habían sido malotes repetían esta frase y se dice que lo hacían rápido diciendo ‘santiamén’ en vez de ‘sancti. Amén’. A partir de entonces se utilizó esta palabra para designar algo que sucede de forma rápida.

Washington Irving, un estadounidense en la Alhambra.

irving-granadaDe vez en cuando la historia nos deja anécdotas curiosas. Es el caso de la vida de Washington Irving quien llegó a España llamado por el embajador estadounidense para estudiar en El Escorial  los documentos que hablaban sobre El Nuevo Mundo. Bastantes años después fue nombrado embajador, pero antes de eso el escritor viajó por los Estados Unidos y tuvo la ocasión de llegar a la ciudad de Granada. Los locales cuentan que cuando este llegó a la Alhambra se le presentó un personaje llamado Chorrojumo quien se denominaba como el de rey de los gitanos. 220px-ChorrojumoIrving estuvo en 1828 en la capital granadina y quedó tan maravillado que volvió un año después, cuando escribiría en las habitaciones de los palacios nazaríes sus famosos “Cuentos de la Alhambra”, concretamente en el palacio renacentista llamado del Emperador, llamado así ya que fue Carlos V quien mandó construirlo en 1528. La ambientación y sus estudios de los documentos de Granada junto con las historias contadas por los autóctonos dieron lugar a sus famosos cuentos, que finalmente publicaría en Filadelfia en 1932. Sus viajes por España y su profundo conocimiento de la historia y sociedad española le hace ser considerado uno de los primeros hispanistas en el mundo. Como homenaje al autor podemos encontrar una placa en el mismo palacio donde empezó a escribir los cuentos, una dedicatoria junto a la puerta de la justicia y una figura proclamándolo hijo de la Alhambra.

washington-irvingPlaca_en_recuerdo_a_Washington_Irving_en_la_Alhambra