Fornicar: de los arcos a la cama

7624827664_2b704176d9Todos sabemos cuál es el trabajo más antiguo del mundo, o al menos al que se le llama así. Las prostitutas han sido siempre tema de controversia desde que se conoce como profesión. Un periodo que no se salva de este escándalo fue el antiguo imperio romano. De ahí proviene precisamente el actual verbo ‘fornicar’. Si tenías un mal día o te apetecía relajarte el lugar ideal para encontrar una zorrupia era sin duda bajo un arco romano. Entonces las prostitutas tenían un nombre diferente dependiendo de las acciones que hicieran. Por ejemplo: las que podías encontrar en los cementerios eran llamadas ‘Bustuariae’; o las que solo trabajaban en la calle se conocían como ‘Prostibulae’. De este último tipo es de donde viene la palabra fornicar, puesto que siempre se las podía encontrar en los arcos. ‘Fornix, fornicis (arco, bóveda)’, era la parte de la curva de un arco. Primeramente fue asociado a los burdeles, pero finalmente fornicar designó al acto en sí.

Sibarita, gentilicio que dio nombre a nuestras exquisiteces.

ImagenSeguramente has oído o alguna vez te han dicho que eres un sibarita o que alguien lo es. Si así ha sido es porque has mostrado exquisitez o refinamiento a la hora de exponer tus gustos o mostrarlos, pero ¿de dónde viene este término? Sibarita es el gentilicio de Síbaris, una antigua ciudad de la Magna Grecia (actual Italia). Ya por aquel entonces los sibaritas tenían fama de ser refinados, tanto que en las comidas era costumbre contar las “Historias Sibaritas”. En el s. V a.C. se convirtieron las historias sibaritas en un género que utilizaban para amenizar los banquetes. Sus comensales competían tratando de sorprender más a los invitados. Por ejemplo una de las historias decía que había un sibarita que dormía sobre un colchón de pétalos de rosas y que no pudo conciliar el sueño porque uno de los pétalos estaba arrugado. Otra historia contaba que los herreros y carpinteros no trabajaban porque el ruido de las herramientas eran molestos.

Sin duda esta etimología es muy curiosa y más aún que haya perdurado hasta nuestros tiempos.

Fuentes:

HISTORIA, National Geographic, nº 114

SABER HISTORIA